Las reservas semanales de petróleo de Estados Unidos cayeron en 1,5 millones barriles hasta una cifra total de 290,2 millones, según el departamento de energía. Esta cifra es ligeramente mejor al esperado porque el consenso auguraba una caída de 1,9 millones de barriles.