Inversión en compañías mineras con una visión de largo plazo. Es uno de los criterios que sigue Evy Hambro, gestor del BGF World Mining, uno de los fondos más rentables en los últimos diez años. Una inversión que se aprovecha de "aquellas compañías que producen materias primas con limitaciones para aumentar su oferta en el futuro".  ¿En qué mercados? China e India seguirán creciendo a buen ritrmo con lo que las perspectivas a largo plazo de la minería están garantizadas.

BGF World Mining es uno de los fondos más rentables en los últimos cinco años. Con un crecimiento de más del 98% en el año - frente al 32% de media del sector o el 66% de su índice de referencia-  ¿cuál es la estrategia de inversión?

El BGF World Mining Fund de BlackRock se centra en la inversión en compañías mineras. En 2009 se produjo una recuperación de la valoración de estas compañías gracias a la disminución de los problemas en los mercados financieros y al fuerte rebote de los precios de los metales impulsado por la sólida demanda de China.

¿Cual es el estilo de inversión del fondo?

El BGF World Mining Fund de BlackRock adopta una visión a largo plazo de la inversión, normalmente de 3 a 5 años. El fondo sigue el enfoque bottom-up de selección de valores y lo combina con su visión general de aquellas materias primas que, a nuestro juicio, tienen mejores perspectivas a largo plazo según los fundamentales de oferta y demanda. Nos centramos en compañías con activos de vida larga y capaces de producir a un coste bajo en comparación con la media mundial. Preferimos compañías que ya están en fase de producción y no necesitan conseguir un volumen de capital sustancial.

Nos interesan aquellas compañías que producen materias primas con limitaciones para aumentar su oferta en el futuro. Un buen ejemplo es el cobre: las minas existentes en el mundo están sufriendo un declive gradual de la calidad del mineral y el porcentaje de producción procedente de minas subterráneas está aumentando. De cara al futuro, se están descubriendo muy pocos depósitos de cobre a gran escala y los activos que se están planificando a menudo se encuentran en zonas del mundo con riesgos para operar (por ejemplo, la República Democrática del Congo). Es probable que estos factores favorezcan al precio del cobre a largo plazo y nos lleven a invertir en compañías productoras de cobre.

El fondo no suele invertir en compañías de exploración – su valor no depende de las variaciones de los precios de las materias primas sino del éxito de sus actividades de exploración, y la relación riesgo / recompensa no es atractiva.

El fondo invierte al menos un 70% de sus activos en acciones relacionadas con la minería y los metales. ¿Cuáles son las previsiones que maneja para estos activos? ¿y Por qué este tipo de productos?

Las perspectivas a largo plazo del área global de la minería parecen atractivas. La demanda de mercados emergentes como China e India continuará impulsando el crecimiento del consumo de muchos recursos naturales, pues sus economías crecen a buen ritmo. Aunque la demanda de EE.UU. y Europa sufrió por la crisis financiera, el crecimiento de las economías emergentes sostuvo el mercado de la minería en 2009. Por el lado de la oferta, existen diversas materias primas con limitaciones para incrementar la oferta y satisfacer el aumento de la demanda – esta dinámica puede ser muy favorable para los precios de las materias primas en el futuro.

El fondo tiene un pequeña exposición a mercados emergentes como China, África o Suramerécia. Regiones que son ricas en recursos naturales ¿por qué?


Las compañías en las que invierte el fondo normalmente cotizan en las principales bolsas internacionales, como la de Londres. Sin embargo, las compañías en sí poseen grandes carteras de activos, muchos de ellos situados en las regiones ricas en recursos naturales que mencionamos más arriba. Al analizar la valoración y el riesgo, lo importante no es el país de cotización sino la ubicación de la mina, así como la calidad del activo y la capacidad de los gestores.