Las nuevas acciones de Iberdrola emitidas para pagar parte del precio de compra de Scottish Power empezaron hoy a cotizar en la bolsa española con un descenso del 1%. Los descensos en la cotización son habituales cuando se realiza una ampliación de capital del calibre de la efectuada por Iberdrola para afrontar la compra del grupo escocés.
Los títulos de la eléctrica española cerraron a 36,73 euros, frente a 37,10 euros ayer. No obstante, las dos empresas acumularon una revalorización de 4.660 millones de euros entre el 27 de noviembre, día anterior al anuncio de la compra de Scottish Power, y el pasado jueves, última jornada de cotización del grupo escocés. Iberdrola compró la totalidad de las acciones de Scottish Power a través de dos vías: el 52,3% mediante la entrega de una cantidad en efectivo u obligaciones (o una combinación de ambas) y el 47,7% restante a cambio de títulos propios de la compañía, lo que exigió una ampliación de capital. Para cubrir el canje, Iberdrola ha puesto en circulación 245,2 millones de acciones nuevas, lo que representa el 21,4% del capital social de la empresa resultante de la integración. Los nuevos títulos tenían un valor nominal de 3 euros y una prima de emisión de 29,75 euros. La integración de Iberdrola y Scottish Power sigue quemando etapas. El Consejo de Administración del grupo escocés aprobó hoy el nombramiento de Ignacio Sánchez Galán como nuevo presidente y de José Luis del Valle, director de Estrategia y Desarrollo de Iberdrola, como nuevo CEO, equivalente a consejero delegado. Sánchez Galán, actual presidente de Iberdrola, sustituye en el cargo a Charles Miller Smith, que ocupaba hasta esta semana la presidencia de Scottish Power. Del Valle, que compaginará su nueva función con su cargo actual en la eléctrica española, reemplaza al australiano Philip Bowman, que dejó voluntariamente el grupo escocés.