Las bolsas estadounidenses consiguieron terminar la sesión en positivo, revirtiendo pérdidas iniciales, por un avance del sector de consumo que contrarrestaba los temores sobre el estado de salud de la economía tras datos de que aumentaron los pedidos de subsidios por desempleo.
El Gobierno aseguró además que el Producto Interior Bruto (PIB) estadounidense se contrajo a una tasa anualizada del 5,5% en el primer trimestre del año, frente al 6,3% de los tres meses anteriores. Las empresas de productos de consumo, las energéticas y tecnológicas registraban avances importantes en la Bolsa de Nueva York y Home Depot, la mayor cadena del mundo de bricolaje y reformas del hogar, lideraba las subidas en el Dow Jones de Industriales, al avanzar el 3,57%.

Esas subidas se replicaban, fuera de ese índice bursátil, en otras empresas del sector de productos de consumo, como la cadena Bed, Bath & Beyond, una de las mayores en productos para el hogar, que ganaba el 10%, o los almacenes JCPenney, cuyas acciones de apreciaban el 6,39%.