La llegada de fondos públicos procedentes de Asia a la banca occidental, y en especial a la estadounidense, se amplía ahora a Merrill Lynch. La entidad, acuciada por los efectos de la crisis crediticia, podría recibir una inyección de 5.000 millones de dólares, unos 3.500 millones de euros, por parte de Temasek, una sociedad pública de Singapur, según informa el diario 'Wall Street Journal'.