Los daños que ha causado el huracán Dean en las cosasta jamaicanas y cubanas sólo son un adelanto de lo que puede ocurrir en las próximas horas. Dean está a una distancia de 160 kilómetros de las principales ciudades turísticas de México y en la categoría 5 de la escala Ritcher. Un huracán que arrasa las ganancias de las cadenas hoteleras y particularmente de las compañías que cotizan bolsa.
Dos son las compañías que centran la atención en las últimas jornadas ante la inminente llegada del huracán Dean. A pesar de que los grupos hoteleros con presencia en el caribe aseguran que están preparados, los inversores todavía no confían y deciden deshacer posiciones en las principales compañías del sector en el país. Una de las más afectadas en bolsa es Sol Meliá, que posee más del 30% de sus instalaciones en tierras caribeñas. La cotización de la hotelera cede más del 0.90% en los primeros minutos de negociación y vende sus títulos por 13.85 euros. Sin embargo, la hotelera acumula en lo que va en 2007 una revalorización negativa del 6.80%. Solidaria con Meliá se muestra NH Hoteles que en la apertura se ha colocado como la compañía más penalizada con retrocesos superiores al 1%. Aunque en los primeros minutos de negociación ha conseguido desacelerar las pérdidas, la hotelera intercambia sus acciones por 14.50 euros y acumula pérdidas del 2.80% en lo que va de año.