A pesar de la mejora en los mercados interbancarios, el capital prestado para hipotecas en Reino Unido aumentó en abril en 2.700 millones de libras, lo que supone su menor crecimiento de los últimos ocho años.