Las grandes inmobiliarias que conforman el grupo G-14 acumulan dos meses consecutivos (diciembre de 2008 y enero de 2009) sin iniciar la construcción de una sola vivienda, algo que no había pasado nunca antes en estas compañías, según indicaron fuentes del sector. En cuanto al mes de febrero, pese a que las compañías aún no han realizado el recuento, las mismas fuentes indican que "no existe ningún elemento que indique que la situación haya cambiado de forma significativa". El desplome de la compraventa de viviendas (con un descenso del 32,6% hasta las 564.464 unidades en 2008, según el Ministerio de Vivienda) y el 'stock' de pisos sin vender (entre 700.000 y un millón de unidades, según las fuentes), junto a los problemas de financiación, están marcando el parón constructor en el sector.