Las seis grandes constructoras españolas ganaron 3.300 millones de euros durante el primer semestre del año, casi el triple que en 2006, gracias a las plusvalías generadas por la venta de divisiones, la salida a bolsa de participadas y los dividendos obtenidos de inversiones en negocios como el energético. De acuerdo con los datos remitidos por todas ellas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la cifra de negocio conjunta de ACS, Ferrovial, Sacyr, FCC, Acciona y OHL alcanzó los 31.821,9 millones, lo que supone un incremento del 42,28%.