Las seis grandes constructoras cotizadas (ACS, Acciona, FCC, Ferrovial, Sacyr Vallehermoso y OHL) obtuvieron un beneficio neto conjunto de 3.580,38 millones en los nueve primeros meses del año, lo que arroja un incremento del 42,4% en comparación a un año antes. El aumento se registra gracias a los extraordinarios registrados por ACS, Acciona y Sacyr por distintas operaciones corporativas, y a pesar de los 'números rojos' de Ferrovial. No obstante, la facturación de los grandes del sector cayó un 2,60% entre enero y septiembre.