Lenovo, el tercer mayor fabricante de ordenadores del mundo, destrozó el jueves los pronósticos e informó de un aumento de casi 13 veces de sus ganancias en su primer trimestre fiscal. Estos resultados espectaculares se dieron porque la sólida demanda de sus clientes corporativos compensó la feroz competencia en el segmento de usuarios particulares, y gracias a que le ha dado la vuelta a su negocio en Estados Unidos, a pesar de la competencia nacional e internacional. Lenovo Group se anotó unos beneficios de 66,84 millones de dólares en el primer trimestre, que terminó en junio, frente a los 5,21 millones de dólares del mismo período del año anterior. El resultado superó ampliamente el promedio de estimaciones de 32 millones de dólares, de un sondeo entre cuatro analistas consultados por Reuters Estimates.