Las exportaciones de diamantes de Bélgica descendieron un tercio durante los dos primeros meses de este año, mientras que las importaciones experimentaron una caída aún más acusada, según ha anunciado el Centro Mundial del Diamante de Amberes (AWDC). La venta de diamantes tallados al exterior se contrajo el 32,3%, lo que corresponde a una bajada de 758,7 millones de euros, mientras que la compra se redujo en un 40%, valorado en 541,3 millones de euros. "Las cifras de Amberes no son buenas, pero son mucho peores en otros centros de distribución", dijo el portavoz de AWDC, en declaraciones recogidas por la edición digital del diario belga "L'Echo".