El número de empresas que tuvieron que presentar solicitud de insolvencia en el primer trimestre del año creció un 10% en comparación con el mismo trimestre de 2008, informó hoy la Oficina Federal de Estadística. En total, 7.712 empresas alemanas se declararon insolventes en los primeros tres meses del año. Las deudas sin pagar a los acreedores son calculadas por los tribunales en 9.700 millones de euros frente los 7.300 millones que se habían registrado en el primer trimestre de 2008. Sólo en marzo, 2.874 empresas presentaron suspensión de pagos lo que implica un aumento del 31% con respecto al mismo mes del año anterior.