Los dividendos pagados por las empresas que cotizan en la Bolsa española en 2008 se elevaron hasta los 28.065 millones de euros brutos, un 20,25% más que en el año 2007, según datos de Bolsas y Mercados Españoles (BME) . El crecimiento de la retribución al accionista durante 2008, que casi iguala el importe bruto total de los dividendos pagados por las compañías cotizadas en los años que van de 1990 a 1997, cobra especial importancia en un ejercicio tan complejo y negativo en términos de cotizaciones como 2008. La retribución total al accionista en 2008, incluyendo dividendos y devolución de aportaciones, ascendió a 28.411,56 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 21,08% respecto al año anterior. Los dividendos supusieron en 2008 el 98% de la cifra total distribuida entre los accionistas.