Las compañías cotizadas distribuyeron entre sus accionistas un total de 2.806,56 millones de euros en concepto de dividendos hasta mazo, un 75% menos que en el mismo periodo de 2009, cuando repartieron 11.198,48 millones, según datos de Bolsas y Mercados. La retribución de los tres primeros meses de 2009 supuso una cifra récord, ya que duplicó la del mismo periodo de 2008 y se vio impulsada por los 6.243 millones de euros que desembolsó Endesa como dividendo extraordinario.