Las constructoras españolas Sacyr Vallehermoso, Fomento de Construcciones y Contratas y Grupo Ferrovial preparan sus ofertas para un contrato, valorado en unos 3.300 millones de euros, para construir el nuevo aeropuerto de Lisboa, informa Cinco Días en su edición digital del miércoles. Somague, la filial portuguesa de Sacyr, se unirá a Mota Engil, Brisa-Autoestradas de Portugal y las entidades financieras Banco Espirito Santo  y Caixa Geral de Depositos. Ferrovial podría pujar junto con la constructora portuguesa Texeira Duarte, mientras que FCC podría considerar acudir de forma directa, según el diario. El periódico, que cita fuentes oficiales, indica que el gobierno planea seleccionar a los grupos para este proyecto antes de final de año.