Las compañías cotizadas distribuyeron entre sus accionistas un total de 1.392 millones de euros en concepto de dividendos en enero, un 60% menos que en el mismo mes de 2009, cuando repartieron 3.549 millones de euros, según datos de Bolsas y Mercados recogidos por Europa Press. Entre las razones que explican la fuerte caída en relación al ejercicio anterior es que muchas compañías adelantaron al mes de diciembre los dividendos que tradicionalmente pagaban en enero por motivos fiscales, llegando a distribuir en conjunto más de 3.000 millones de euros.