Las cajas fueron las entidades que hicieron mayor uso en el primer trimestre de 2009 de sus provisiones genéricas -las que se hacen en función del crecimiento del negocio crediticio y se utilizan precisamente en tiempos de crisis- al gastar por un valor de 1.180 millones de euros. Por su parte, los bancos recurrieron a sus reservas de provisiones genéricas por valor de 961 millones de euros.
Según los datos publicados hoy por el Banco de España y teniendo en cuenta que el volumen de créditos dudosos de las cajas de ahorros alcanzó los 42.199 millones de euros al cierre de marzo, la tasa de cobertura de que disponían estas entidades para afrontar insolvencias se situó en el 56,45%.

Asimismo, tanto las cajas como los bancos tuvieron que incrementar las provisiones específicas, que son las que se realizan para cubrir créditos dudosos y que están aumentando más a causa del alza que está registrando la morosidad.

Según los mismos datos, en el mes de marzo, las provisiones específicas de las cajas sumaban 12.353 millones de euros, el 224% más que en el mismo mes de 2008, mientras que las de los bancos eran de 8.193 millones, el 231% más y las de las cooperativas alcanzaban los 1.239 millones, el 233% más.

Por su parte, de las provisiones genéricas, 11.235 millones correspondían a las cajas de ahorros, 10.015 millones a los bancos y 1.162 millones de euros a las cooperativas de crédito.