El Consejo de Ministros ha aprobado el proyecto de ley para la financiación de RTVE que prevé una tasa a las televisiones an abierto del 3% de sus ingresos brutos de explotación, mientras que para las cadenas de pago la aportación se quedará en el 1,5%. Los teleoperadores tendrán que colaborar con el 0,9%.  Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, explicó que el Gobierno recoge con estas tasas la sugerencia del Consejo de Estado, que recomendó un regimen diferenciado para la televisión en abierto y la de pago, ya que "ambas fórmulas no dependen de la publicidad de la misma manera".  Para De la Vega, la nueva ley, además de "consolidar un modelo de radio y televisión pública fuerte, con vocación de servicio público", va a "dinamizar el mercado publicitario", por lo que consideró "lógico" que, ya que los operadores privados "van a verse beneficiados, destinen parte de sus ingresos a financiar la televisión de todos los españoles".