Visto con retrospectiva, el rally del día de ayer era fácil de prever. El mercado simplemente hizo lo que casi siempre hace el primer día de cada mes.

Los traders no permitieron que un pequeño conflicto geopolítico se interpusiera en el mismo comportamiento que llevan realizando en 12 de los 14 anteriores inicios de mes. Compraron con fuerza el S&P500, empujando a dicho índice a cerrar por encima de los 1300 por primera vez desde junio de 2008.

Todo forma parte de una misteriosa tendencia que ha llevado a las acciones a subir en total un 17% acumulado durante esos primeros días de mercado de cada mes.

"¿Qué conclusiones podemos sacar?" se ha preguntado Rick Bensignor, analista jefe en Dahlman Rose en Nueva York. "Parece que el cobro de las nóminas anima a los inversores a entrar en los mercados".