IAG sufre en bolsa en este arranque del mes. El 1 de octubre Ryanair anunció una rebaja de la estimación de sus beneficios del 12% por los efectos de las huelgas y la cancelación de numerosos vuelos durante el año. La compañía irlandesa, asimismo, apuntó que podría haber nuevas cancelaciones, por lo que no descarta nuevos ajustes a la baja.

Además de la conflictividad laboral que ha vivido Ryanair este verano, la aerolínea que dirige Michael O’Leary cerró el trimestre finalizado en septiembre con un descenso de las tarifas del 3%, frente al 1% esperado. En julio Ryanair canceló cerca de 300 vuelos y a finales de septiembre otros 190 vuelos, con 30.000 viajeros afectados.

El sector se enfrenta también a un escenario de subidas del petróleo, que viene condicionado por las sanciones económicas a Irán, el colapso económico de Venezuela y las limitaciones de producción acordadas por la OPEP. En los últimos doce meses, el barril de Brent, de referencia en Europa, acumula un alza del 54,3% hasta en en torno de los 84 dólares y en el caso del West Texas hasta los 75 dólares y una subida desde octubre de 2017 del 42%.

Los últimos informes de grandes bancos de inversión apuntan a un petróleo en 100 dólares. El escenario central que maneja Bank of America Merrill Lynch es de un Brent en 95 dólares a final de año, Goldman Sachs estima que no llegará a los 100 dólares, mientras que el asesor del fondo Multiciclos Global Renta 4, Juan Ignacio Crespo, sitúa el barril en los 120 dólares.

las aerolíneas europeas caen un 16%

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, advertía en una entrevista este lunes en el Financial Times de que habrá escasez de petróleo en el futuro por la baja inversión que se ha realizado en los años de crudo barato. En ese sentido, un informe de la firma de análisis Carax señala que la fuerte subida experimentada por el crudo podría desestabilizar las previsiones de la mayoría de las compañías del sector.

En este sentido, los analistas subrayan que “la cobertura que tenga cada una de ellas en este ámbito se convertirá en un pilar clave a la hora de defender los niveles de rentabilidad a lo largo del año”. “Una de las que mejor cobertura tiene tanto en este aspecto como en el tema de divisa es la británica Easyjet, quien parece moverse como pez en el agua en este tipo de entornos complicados”, añaden.

La agencia de rating Moody’s alertó a finales de septiembre en un informe del impacto negativo que tendría una salida del Reino Unido de la Unión Europea sin acuerdo. Moody’s apuntaba que el riesgo de crédito aumentaría en las aerolíneas, ya que las compañías perderían muchos de los derechos que les permiten acceder a otros países en virtud de la normativa comunitaria. La fecha límite para negociar las condiciones del Brexit es el próximo mes de marzo de 2019.

Un sector que sufre en bolsa

De las seis grandes aerolíneas europeas, sólo Norwegian acumula una revalorización positiva en 2018 con un alza del 1,85%. IAG es la segunda aerolínea que mejor comportamiento muestra en el parqué, aunque se deja un 4,4% en lo que va de año en el Ibex 35. IAG, de hecho, acumula una corrección del 6,5% desde el ‘profit warning’ del Ryanair.

Entre las siete acumulan una corrección anual media del 16%, con caídas pronunciadas en Air France-KLM del 37%, del 36,4% en el caso de Lufthansa, del 20% en la propia Ryanair y del 17% en EasyJet.

Entre las grandes fortalezas que tiene IAG en bolsa se encuentra su bajo PER (ratio precio-beneficio) de 5,98 veces, lo que le convierte en la segunda empresa del Ibex 35 más ‘barata’ sólo por detrás de ArcelorMittal que cotiza con un PER de 5,35 veces. La rentabilidad por dividendo de IAG es del 3,86%, según recoge Bloomberg.

IAG transportó hasta septiembre 86,2 millones de pasajeros en los nueve primeros meses, lo que supone un 7,7% más que el año anterior. El grupo de Iberia, British Airways y Vueling ganó 835 millones en el primer semestre del año, un 25% más que en el mismo período de 2017 a pesar de las huelgas en los aeropuertos de Francia en primavera.

En septiembre, British Airways anunció que se había visto afectada por el robo de “información personal y financiera” a través de un ataque cibernético y que había perjudicado a 380.0000 pagos con tarjeta a través de su página web y su aplicación móvil.