“Pruebas de estrés superadas y lo que ustedes quieran. Habrá que confirmarlo con el paso del tiempo, es decir, con las nuevas pruebas que se harán en meses venideros y que los mercados esperan que no sean unas pruebas ad hoc, sino al revés"
Porque ya hemos visto la gran metedura de pata de los Profesores, a que aprobaron a los bancos irlandeses y ¡fíjense lo que ha sucedido hace unos días! Ahora, no obstante, a lo que vamos. Reparen en lo siguiente. En los últimos tiempos circula por el mundo global electrónico, por la Gran Red, el párrafo de la carta que Thomas Jefferson, tercer Presidente USA, envió en 1802 a Albert Gallatin, entonces Secretario del Tesoro: “Pienso que las entidades bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que todos los ejércitos listos para el combate. Si el pueblo estadounidense permite un día que los bancos privados controlen su moneda, los bancos privados, y todas las entidades que florecerán en torno a ellos, privarán a los ciudadanos de lo que les pertenece, primero con la inflación y más tarde con la recesión, hasta que sus hijos se despierten, sin casa y sin techo, sobre la tierra que sus padres conquistaron.” Original en inglés: “I believe that banking institutions are more dangerous to our liberties than standing armies. If the American people ever allow private banks to control the issues of their currency, first by inflation, then by deflation, the banks and corporations that will grow up around the banks will deprive the people of all property until their children wake-up homeless on the continent their fathers conquered.” me escribe Ramiro Gutierrez, economista.

“Este párrafo, que considero muchos de sus lectores ya conocían, tiene dos mensajes inequívocos. Uno, el gran carácter visionario de Thomas Jefferson. Dos, que no ha servido para nada, porque seguimos donde estábamos, por muchos paños calientes que pongan los reguladores a la cuestión. Es más, los bancos que han quedado en pie, o que les han dejado que sigan en pie, son más grandes y más peligrosos. El lobby anglosajón no ha muerto. Quizá ahora es más poderoso que nunca”, añade.

Y mientras hemos conocido el estrés test de los bancos, les recomiendo releer de nuevo un magnífico artículo de José Luis Martínez Campuzano escrito a finales de junio en lacartadelabolsa. Que cada uno saque sus conclusiones. Decía así:

“Los bancos estarán inmersos en un limbo durante al menos dos años mientras se interpreta la nueva Regulación financiera”. Bullard de la Fed. Interpretación, dos años. Aplicación, depende de los temas. Pero podemos hablar de entre 2012 hasta 2016. O con justificación, para casos muy concretos, hasta 2018. Esto es lo que opinan mis analistas USA. Pero vayamos paso a paso para intentar clarificar los primeros conceptos de la nueva reforma financiera que está a punto de aprobar el Senado norteamericano. ¿Objetivos? Expresados por las autoridades USA, se trataría de limitar el daño al balance de las entidades, reducir riesgos sistémicos, fortalecer el Sistema bancario y proteger a los consumidores. Al final, limitar la posibilidad de que vuelta a repetirse una crisis financiera como la actual. Mis analistas han revisado a la baja el coste, en términos de resultados futuros, de la aplicación de la nueva regulación. Ahora lo fijan en un 6 % frente al 12 % previsto en principio. Incluyendo el nuevo impuesto de hasta 20 bn.$ que financiará la puesta en funcionamiento de la nueva legislación.

¿Cambios con respecto a la propuesta inicial? ¿Recuerdan la Ley Volcker original? Esta es la interpretación de mis analistas ahora:

* Relajación absoluta en las restricciones a la inversión y financiación de hedge fund y capital riesgo, en nombre de clientes

* Imposición de un límite máximo en las inversión del capital en hedge fund y capital riesgo

* Delimitaciones en la prohibición de las operaciones por cuenta propia

Como máximo, hasta un 3% de capital Tier 1 se podrá invertir en hedge fund y capital riesgo. O también hasta el 3 % de los activos del fondo en cuestión.

Por lo que respecta a las operaciones por cuenta propia, se aplica la regla de prohibir todas aquellas que no tienen nada que ver con un cliente. Y esto supone una mayor flexibilidad de la restricción total inicial.

La reforma de los derivados OTC supone la obligación para la banca de colocar en una subsidiaria fuera de su balance la operativa swap “que no tenga que ver con la cobertura de posiciones del banco”. En definitiva, sólo los swap “de riesgo” deberán ser sacados del balance. Como CDS no de cobertura y equity swap. Por contra, swap de tipos de interés, divisas, materias primas y gestión del riesgo de balance se podrán mantener. Y esto supone también una importante moderación con respecto a la propuesta inicial. Al mismo tiempo, se creará una cámara de compensación para la liquidación de algunos de estos productos

Naturalmente, la nueva Regulación abarca también a la agencias de rating (más transparencia), crea un proceso para la liquidación ordenada de entidades, un nuevo mecanismo de protección del consumidor y dará nuevos poderes a la Fed. Todo esto y mucho más. . Pero, como dije al principio, es fundamental conocer de forma exhaustiva la interpretación de todas estas normas. Nos llevará tiempo, mucho tiempo, conocerlo en detalle. Bueno, por el momento ya sabemos que la primera interpretación del mercado no ha sido desfavorable. O mejor dicho, el mercado ya había descontado una Norma mucho más estricta. Ya saben, los mercados viven de expectativas”.

Moisés Romero, www.lacartadelabolsa.com