Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), ha alertado hoy de las "tensiones" y el "estrés agudo" que vive la eurozona y ha arengado al Banco Central Europeo (BCE) que compre deuda de España e Italia para calmar la crisis.
Para calmar a los mercados, Lagarde ha reclamado en primer lugar "una política monetaria creativa e inventiva" que favorezca el crecimiento. "Puede tomar muchas formas, ya sea el SMP (el programa de compra de deuda) o una política monetaria más tradicional. Le corresponde al BCE decidirlo, pero tiene margen para hacerlo", ha insistido.

Lagarde ha defendido además que el fondo de rescate recapitalice directamente a los bancos, sin pasar por los Estados y así evitar la mezcla perniciosa de deuda soberana y bancaria.

"Vemos claramente tensiones adicionales y estrés agudo tanto en los bancos como en la deuda soberana en la eurozona", ha señalado la directora gerente del FMI tras participar en la reunión del Eurogrupo. "En este momento, se cuestiona la viabilidad del sistema monetario europeo", ha sentenciado.

Lagarde ha pedido además suavizar las exigencias de ajuste presupuestario en los países sometidos a la presión de los mercados.