El grupo cementero galo Lafarge concluyó 2009 con un beneficio neto de 736 millones de euros, lo que representa un retroceso del 54% respecto al año anterior, mientras que el beneficio operativo corriente, que excluye elementos excepcionales, bajó un 30%, hasta 2.477 millones, informó la empresa.