El grupo francés de materiales de construcción Lafarge ha logrado un beneficio de 362 millones de euros en el primer trimestre del año, un 16% más al obtenido en el mismo período de 2006. Este incremento se debe a la progresión del resultado operativo y al impacto de la venta de varios activos, entre ellos una empresa en Turquía.
La compañía dio a conocer hoy varias cifras del primer cuarto del año, en el que el volumen de negocio alcanzó los 3.695 millones de euros, con un incremento del 6% respecto a doce meses antes. Por sectores, la principal aportación a la facturación fue la fabricación de cemento, que generó 2.195 millones de euros (+10%), por delante de la de granulados y hormigón, con 1.278 millones (+3%) y yeso, con 415 millones (+1%). En cuanto a las perspectivas para este año, Lafarge cree que son positivas, gracias a la "buena tendencia" del primer trimestre y, aunque apunta un aumento del gasto en energía y transporte, el grupo prevé un crecimiento de su beneficio al final del ejercicio.