El indicador de viviendas pendientes de venta en Estados Unidos subió un 6,3% en el mes de abril, hasta los 88,2 puntos, según la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR, por su sigla en inglés). El mercado esperaba un descenso del 0,5%.