La venta de viviendas de nueva construcción en EEUU durante el pasado mes de septiembre alcanzó la cifra anualizada de 402.000 unidades, lo que representa un retroceso del 3,6% respecto a agosto, mientras que en términos interanuales bajaron un 7,8%, informó el Departamento de Comercio.
La caída de las ventas, el primer retroceso desde el pasado mes de marzo, prácticamente coincide con el inminente final del programa de incentivos fiscales para la compra de primera vivienda en EEUU.

En lo que respecta a los precios, el precio mediano de venta en septiembre bajó un 9,1% interanual, hasta 204.800 dólares (138.459 euros), mientras que el precio medio se situó en 282.600 dólares (191.057 euros), un 1,5% menos.

Por otro lado, el inventario de viviendas nuevas a la venta bajó un 3,8% y se situó en 251.000 unidades, su nivel más bajo desde noviembre de 1982, suficiente para cubrir la demanda de 7,5 meses.