Las ventas de viviendas nuevas en EE UU crecieron un 11% durante el mes de junio, muy por encima de las previsiones de los analistas. El mercado espera un ascenso del 3%.