La venta de viviendas en España cayó un 18% en 2009, hasta totalizar 462.747 operaciones, sumando así su tercer año en negativo y el segundo peor de la serie, iniciada en 2005, según datos publicados hoy por el Ministerio de Vivienda. Del total de ventas efectuadas el año pasado, 240.837 transacciones correspondieron a viviendas de obra nueva y 221.910 a inmuebles de segunda mano, con descensos del 27,8% y del 4%, respectivamente. No obstante, pese a la caída anual, el cuarto trimestre de 2009 supuso un respiro para los vendedores de pisos, ya que las transacciones de viviendas aumentaron un 4,1% entre octubre y diciembre en relación a igual periodo de 2008, hasta registrar 130.572 operaciones.