Jones Lang LaSalle precisó que los datos del organismo estadístico se refieren a compraventas registradas, de tal forma que, en el caso de las viviendas nuevas (220.633 unidades en 2009), son inmuebles que se vendieron hace dos, tres o cuatro años y cuya entrega se ha producido ahora. En un mercado normal la absorción de viviendas debería situarse entre 350.000 y 400.000 unidades anuales.