El gigante holandés Philips ha obtenido un beneficio neto de 1.570 millones de euros en el segundo trimestre del año, frente a los 301 millones conseguidos en el mismo periodo del año anterior. Una fuerte mejora que se explica gracias a los 1.220 millones procedentes de la venta de acciones de la taiwanesa TSMC. El resultado operativo de Philips ha mejorado un 22 por ciento, hasta 302 millones de euros.