La venta de coches particulares nuevos en Francia subió un 8,1 por ciento en marzo, hasta alcanzar las 204.095 matriculaciones, según los datos difundidos hoy por el Comité de Fabricantes Franceses de Automóviles (CCFA). En el primer trimestre del año, con un total de 505.533 matriculaciones, las ventas de vehículos nuevos retrocedieron en el mercado francés un 3,9%. El buen resultado del mes de marzo, que invierte la tendencia de los últimos meses, ha sido posible por el fuerte progreso registrado por los dos grandes grupos constructores nacionales, ya que, en el caso de PSA-Peugeot-Citroen, las ventas aumentaron un 15,9% el mes pasado (66.204 matriculaciones), y en el de Renault, un 12,8% (54.256 matriculaciones). Por marcas, destaca el incremento de todas las francesas: Citroen (28,6), Peugeot (5,7%), Renault (12,9%) y Dacia (11,5%). Entre los constructores extranjeros, que en términos globales aumentaron sus ventas un 0,5% en marzo, cabe subrayar la progresión registrada por Fiat (25,1%) y Volkswagen (15,3%).