La Comisión Europea ha presentado cargos formales contra Intel por haber utilizado supuestamente tácticas ilegales contra su rival de menor tamaño Advanced Micro Devices (AMD). Esta institución lleva años investigando las tácticas de Intel para decidir si actuó injustamente para mantener su dominio sobre AMD. Las dos empresas fabrican los procesadores de las unidades centrales de proceso que están en el núcleo de los 1.000 millones de ordenadores personales y procesadores que hay en el mundo.