Los líderes europeos pedirán a las principales economías del mundo que se comprometan a imponer sanciones a los bancos que paguen primas excesivas a sus directivos. Así se recoge en las conclusiones que se aprobarán esta noche en la cumbre extraordinaria convocada para pactar una posición común de la UE de cara a la cumbre del G-20 que se celebrará en Pittsburgh (EEUU) los días 24 y 25 de septiembre. Los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete reclaman además que se diseñen "planes de emergencia" para los grandes bancos cuya quiebra puede poner el riesgo el sistema. Y lanzarán un llamamiento para "acelerar las reformas estructurales" por considerar que constituyen la mejor receta para luchar contra el paro.