Los países de la UE aprobaron hoy una norma que permitirá que el espectro radioeléctrico, que hasta ahora estaba consagrado exclusivamente a la telefonía móvil, pueda usarse también para servicios de Internet móvil de alta velocidad.
La nueva norma, cuya entrada en vigor está prevista para octubre, facilitará una expansión más rápida de estos servicios inalámbricos de banda ancha y permitirá un ahorro de hasta 1.600 millones de euros al sector de las telecomunicaciones, debido a la reducción de costes de red que se derivará del uso de bandas de frecuencias más baja, explicó la Comisión Europea.