Los exportadores europeos han debido enfrentarse a un aumento de las barreras comerciales tras la crisis económica y financiera. Los principales socios de la UE adoptaron entre octubre de 2008 y octubre de 2009 un total de 223 medidas susceptibles de constituir obstáculos a los intercambios comerciales, según un estudio publicado hoy por la Comisión. Pese a este incremento, el Ejecutivo comunitario aseguró que "se ha evitado el peor escenario" de proteccionismo gracias a los compromisos asumidos en el marco del G-20. Las nuevas medidas van desde barreras comerciales clásicas, como las prohibiciones de importar o el aumento de los aranceles, a iniciativas más sofisticadas, como las políticas para incitar a comprar únicamente productos nacionales. Según los cálculos de Bruselas, sólo las restricciones en frontera clásicas perjudican ya al 5,2% de las exportaciones de la UE.