La Unión Europea gastó el año pasado 1.796 millones de euros menos de lo presupuestado (el 1,5% del total), tras una ejecución algo peor que en 2007, cuando sobraron 1.529 millones del dinero solicitado a los Veintisiete (alrededor del 1,3%). Estos fondos serán ahora devueltos a los Estados miembros, en proporción a su Renta Nacional Bruta, que también es la referencia para calcular sus aportaciones. Según la información facilitada por la Comisión Europea, España recibirá 153,2 millones de euros, el 8,5% del remanente, lo que le convierte en el quinto país que más dinero recuperará.