Los inspectores de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) regresarán mañana a Atenas para certificar si Grecia cumple las medidas de ajuste exigidas para debloquear el siguiente tramo de ayuda financiera.
 
Los inspectores de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) regresarán mañana a Atenas para certificar si Grecia cumple las medidas de ajuste exigidas para debloquear el siguiente tramo de ayuda financiera urgente de 8.000 millones de euros que necesita para evitar la quiebra en octubre.

"Esta decisión de la troika (formada por la Comisión, el Banco Central Europeo y el FMI) se produce después de los recientes anuncios por parte de las autoridades griegas de medidas de consolidación fiscal, que constituyen un paso importante para lograr el objetivo fiscal de 2012 y situar las finanzas públicas griegas en una senda sostenible", ha anunciado el portavoz de Asuntos Económicos, Amadeu Altafaj.

Los ministros de Economía de la eurozona celebrarán una nueva reunión extraordinaria durante el mes de octubre para "discutir la situación en Grecia" y "considerar el pago del siguiente tramo (de la ayuda) en caso de que la conclusión del examen sea positiva", ha anunciado el portavoz.

Además, hoy el presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso, se ha mostrado a favor de la emisión de eurobonos y ha pedido la implicación de los bancos privados en el rescate heleno.