La tasa de paro va a seguir creciendo hasta 2011, año a partir del cual empezará a descender, pero no por debajo del 10%, según la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (AGETT). Así lo asegura en su última nota de alerta -elaborada con el centro de predicción económica de la Universidad Autónoma de Madrid (CEPREDE)-, que fue divulgada hoy. Según la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2008, el paro aumentó en 246.600 personas, lo que elevó el número total de desempleados hasta 2.174.200 y la tasa de paro al 9,6%, la más alta desde 2005.
El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, aseguró el lunes que el Gobierno, a pesar de la desaceleración, mantiene sus previsiones de paro para 2008 (tasa del 9,8%) y para 2009 (del 10%). De acuerdo con las previsiones de AGETT, en 2009 la tasa de paro podría situarse en el 11%, en 2010 en el 13% y en 2011 en el entorno del 14%. Además el número de parados seguirá creciendo: en 2009 en unos 300.000, en 2010 en unos 200.000 y en 2011 en algo más de 100.000. Para 2012 ya se produciría una caída de la tasa de paro hasta el 12%, aproximadamente; tendencia que se mantendría hasta el 2015, en la que se aproximaría al 10%. Estos crecimientos del paro se explicarían por la destrucción de empleo que se está registrando en la construcción. Importancia de la construcción En la nota se recuerda que, debido a que la construcción es la que tiene más capacidad para generar empleo indirecto, la pérdida de puestos de trabajo que registra tiene un mayor impacto que el resto de sectores. Según explica, por cada 100 millones de euros invertidos en construcción se generan 1.372 empleos directos y 1.193 indirectos. Esto se traduce en que crean 684 empleos nuevos más que otros sectores por cada 100 millones de euros invertidos. En la nota también se destaca que entre 1997-2007 ha generado de forma directa el 25% de los nuevos puestos de trabajo y el 20% de forma indirecta. Al respecto, se advierte de que la construcción, en el peor de los escenarios posibles de crecimiento, podría llevar al desempleo al 45% de los más de cinco millones de nuevos ocupados desde 1997, sumando efectos directos e indirectos. Analizando la temporalidad de los distintos sectores en 2007, se subraya que en la construcción es del 54,7%, veintitrés puntos por encima de la media nacional (31,7%). Este hecho hace, que se detalla, que ante una menor actividad se prescinda "más fácilmente" de esta mano de obra empleada temporalmente, haciendo "más rápido el ajuste y agudizando el shock en el empleo indirecto de sectores relacionados".