La tasa de paro en España cerrará 2009 con una nueva escalada hasta alcanzar el 18,5% de la población, lo que elevará el número de parados hasta los 4,23 millones de personas, según las previsiones de Analistas Financieros Internacionales (Afi) y la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (Agett) sobre los resultados que podría arrojar la Encuesta de Población Activa (EPA) del próximo 29 de enero.
Según las estimaciones de Afi-Agettm, la EPA del último trimestre del pasado año constatará la destrucción de unos 151.000 empleos, lo que significará una reducción del 5,7% respecto al mismo periodo de 2008, con lo que retrocederá el total de ocupados a niveles de mediados de 2005, con 18,72 millones.

Asimismo, los analistas prevén que en enero se eliminen 200.000 empleos, un 4,1% menos en tasa interanual, para luego ralentizarse hasta un 2% en marzo.

Para el conjunto de 2010, las previsiones de Afi-Agett apuntan a un repunte del número de desempleados, hasta las 364.000 personas (un 8,8% más).

Ante este nuevo incremento, el indicador advierte de que las políticas activas de empleo, dotadas de 7.750,7 millones de euros en los Presupuestos Generales del Estado para 2010, reducirán su partida a cada parado, que percibirán 1.721 euros en 2010, frente a los 1.832 que recibieron el pasado año.

5.000 MILLONES PARA CREAR 87.000 EMPLEOS


En cuanto al nuevo Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local, que cuenta con 5.000 millones dentro de la Ley de Economía Sostenible, Afi-Aget limita sus efectos: o bien creará o bien evitará la destrucción de unos 87.000 empleos directos e indirectos. Es decir, cada empleo conservado o creado costará 57.590 euros.

En este sentido, Andalucía será la comunidad más beneficia por este fondo, al recibir el 18% de los 5.000 millones, con capacidad para generar 15.428 nuevos trabajos. Le seguirá Cataluña (16% del total casi 14.000 empleos nuevos), Madrid (13,6% y 11.797 trabajos) y la Comunidad Valenciana (10,9% y 9.461 empleos).

ERES EN LA INDUSTRIA

A pesar de los planes de estímulos aprobados por el Gobierno, los analistas lamentaron el fuerte ajuste en la industria, con 240.000 empleados menos y 95.000 desempleados más, así como el número de trabajadores afectados por un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), que superó los 430.000 empleados hasta octubre, la peor cifra desde la reconversión en 1984.

Cataluña, País Vasco y la Comunidad Valenciana concentraron la mitad de los afectados por EREs, con 120.729, 67.438 y 51.998 trabajadores, respectivamente.

En este contexto de crisis, el presidente de Agett, Francisco Aranda, abogó por reorientar la protección por desempleo hacia la búsqueda de empleo y la recualificación de la mano de obra.

"No es sostenible que sólo el 15% de los parados se recicle porque sería fatal no avanzar por falta de trabajadores preparados una vez que la economía favorezca la creación de empresas", subrayó.