La severidad de la recesión económica en el Viejo Continente provoca un creciente riesgo de deflación para los países europeos, según un informe elaborado por la agencia de calificación crediticia Satandard & Poor's, que cita a España e Irlanda como dos de los miembros de la zona euro más expuestos a esta amenaza, mientras Alemania, Francia o Italia parecen "inmunes". "Los descensos en el PIB registrados en la segunda mitad del año han continuado en el primer trimestre de 2009 aplazando las esperanzas de un repunte en la actividad a finales de este año", indica el economista jefe de S&P, Jean-Michel Six.