La sentencia del Tribunal Supremo que se conoció este jueves y que se acaba de paralizar en un comunicado por el propio Tribunal Supremo,  establecía que el impuesto de las hipotecas no debe recaer sobre los clientes sino sobre las entidades es el último frente abierto de la banca. El sector que peor lo está haciendo en la bolsa española este año, de nuevo, está en el ojo del huracán. Sabadell, BBVA, Bankia y Santander caen más del 20% en lo que va de año en el Ibex.

Hasta ahora los motivos que habían apuntalado estas caídas se basaban en la política monetaria de tipos al 0% mantenida por el Banco Central Europeo (BCE) que deja los márgenes de intereses exhaustos, la debilidad de las divisas emergentes, la incertidumbre abierta por el Gobierno y su objetivo de imponer un impuesto a las transacciones financieras o el peso en cartera de la renta fija italiana.

La resolución conocida ayer modifica el criterio que había seguido hasta ahora el Tribunal Supremo, como determinó en una resolución previa del 28 de febrero. Las nuevas hipotecas se adaptarán a esta sentencia, mientras que la decisión abre la puerta a que los hipotecados reclamen ahora a los bancos la devolución de lo que pagaron en su día por este impuesto, aunque la sentencia no dice nada de la retroactividad de esta decisión. “En caso de existir retroactividad podría limitarse a cuatro años dado que el impuesto pagado en hipotecas anteriores a esta fecha estaría prescrito”, explica Nuria Álvarez, analista de Renta 4.

 

Un 59% del crédito concedido de Bankia son hipotecas

 

“Tomando cifras de concesión de nuevo crédito y asumiendo una aceleración del mismo en 2018, calculamos que el impacto de la sentencia en el sector podría alcanzar los 2.000 millones aproximadamente aplicando un impuesto de actos jurídicos documentados (AJD) del 1% de media”, comentan desde Renta 4. Los bancos con mayor exposición a las hipotecas sobre el total del crédito concedido son Liberbank con un 60%, Bankia con un 59%, Bankinter con un 56%, Santander un 55%, Sabadell un 46%, CaixaBank un 41% y BBVA un 29%. Moody's calcula el impacto en la banca en hasta 4.000 millones.

Gonzalo López Eguiguren, analista de Mirabaud Securities en España, apunta que “no todas las entidades están en la misma posición, ya que debemos tener dos elementos en cuenta: el primero, el tamaño medio de la hipoteca, ya que para hipotecas de tamaño reducido, el iniciar un proceso judicial o de reclamación podría suponer una barrera. Es por ello que entidades con hipotecas medias de importes elevados como Bankinter, Bankia o Sabadell podrían tener más riesgo que otras como Unicaja o Liberbank, cuyas hipotecas medias apenas superan los 60.000 euros”.

“El segundo elemento a tener en cuenta es la distribución geográfica de los clientes, ya que hay cuatro comunidades autónomas  en las que se concentran la mayoría de las reclamaciones presentadas en Banco de España. En concreto: Andalucía, Madrid, Cataluña y Comunidad Valenciana. En este sentido, cabe destacar que Liberbank, por ejemplo, concentra tres cuartas partes de sus hipotecas fuera de estas regiones, lo que contrasta con el 35% de Unicaja o Bankinter”, comenta.

 

 

Las principales asociaciones bancarias de España, AEB, CECA y UNACC, explicaron ayer en una nota de prensa conjunta que las entidades de crédito no han percibido cantidad alguna de sus clientes por este concepto y a partir de esta sentencia, cumplirán con el nuevo criterio establecido por el Tribunal Supremo. “Desde las principales asociaciones bancarias reclamamos a los poderes públicos mayor seguridad jurídica y unas reglas claras y predecibles para el mercado hipotecario”, remarcaron. La patronal de la banca dirige así la avalancha de demandas de los afectados contra la Agencia Tributaria.

Los bancos aún no han hecho suelo en el Ibex 35

Sin embargo, los analistas apuntan que las caídas de la banca en bolsa no han hecho suelo todavía y no sería el momento idóneo para aprovechar las caídas. “Desde mi punto de vista el suelo en el sectorial bancario aún no lo hemos visto, si nos fijamos en el gráfico sectorial bancario de la bolsa de Barcelona (BCN Bancos), la tendencia sigue siendo claramente bajista y podemos perder el soporte de los 856 puntos, hoy estamos cotizando en el entorno de los 838 puntos y si terminamos así la sesión, el sectorial muy probablemente siga sufriendo a corto plazo y nos podríamos ir hacia el entorno de los 783 puntos. Si nos fijamos también en el sectorial bancario del EuroStoxx 50, vemos lo mismo, tendencia bajista y sin visos de recuperación”, comenta Sergio Ávila, analista de mercados en IG Markets.

Miguel Ángel Ruiz, analista independiente y colaborador de ActivTrades, apunta que los valores bancarios han corregido en niveles de suelo semanal, aunque indica que en los próximos días el sector puede seguir protagonizado correcciones puntuales sin caer en el abismo. “La sesión es este jueves fue de pánico”, resume. En la sesión de ayer el banco perdió un valor en bolsa de 5.560 millones.

Desde un punto de vista de medio y largo plazo, el socio de la gestora Buy and Hold, Antonio Aspas, comenta que “la valoración actual de los bancos descuenta un escenario muy negativo y por lo tanto consideramos que es una oportunidad de compra”, entre otras razones por el saneamiento que ha acometido el sector en los últimos años, el proceso de refuerzo de capital y la normalización de los tipos a partir de 2019.

“Consideramos que el impacto del pago de los actos jurídicos documentados supone un impacto moderado en los resultados de los bancos ya que afectaría únicamente a las hipotecas firmadas en los últimos 4-5 años, periodo con un escaso número de hipotecas firmadas”, arguye.