La Seda de Barcelona ha alcanzado un nuevo acuerdo con la banca acreedora para lograr refinanciar su deuda sindicada. La compañía lleva meses negociando con los bancos una salida al pasivo que arrastra, mientras sigue a la espera de un crédito de 15 millones por parte del Instituto Catalán de Finanzas (ICF), organismo que depende del Govern. La semana pasada, la dirección de la compañía presentó a la banca acreedora una 'contact sheet' (hoja de condiciones) para reestructurar la deuda del crédito sindicato de 2006 del que debe 600 millones.