La dirección de la Seda de Barcelona considera "finalizado" el periodo de expansión mediante adquisiciones y centrará a partir de ahora sus recursos en continuar reforzando e intensificando los procesos de integración de los diferentes negocios adquiridos entre 2005 y 2007.

Esta decisión no conlleva que las negociaciones para alcanzar un acuerdo de integración con el grupo indonesio Indorama caigan en saco roto. Fuentes de la compañía aseguraron que las conversaciones siguen su curso.

En los últimos años, La Seda fue un claro exponente de crecimiento vía inorgánica entre las empresas de su sector. En su cartera, figuran operaciones de compra en Italia, Turquía, Reino Unido, Grecia, entre otros países.