La empresa química española La Seda de Barcelona dijo el martes que obtuvo un crédito de 10 millones de Caixa Geral, lo que supone el respaldo del principal accionista al plan de reestructuración de la compañía. El crédito se utilizará para financiar el proyecto industrial de Sines, en Portugal, dijo la compañía. La Seda dijo también que ha acordado con sus acreedores una hoja de condiciones sobre la reestructuración de la deuda, que a cierre del primer semestre ascendía a 603,4 millones. La compañía añadió que está negociando la venta de la planta IQA por hasta 50 millones, como parte de su plan de desinversiones. La Seda dijo que hay cinco compañías interesadas.