La secretaria del Tesoro británica, Kitty Ussher, dimitió ayer tras difundirse la noticia de que evitó pagar impuestos por la plusvalía de la venta de una de sus casas. Ussher, que previamente había dicho que abandonaría su puesto de diputada en las próximas elecciones, previstas para dentro de un año, negó haber cometido ninguna irregularidad, pero dijo que dimitía para evitar un bochorno al Gobierno del primer ministro, Gordon Brown. "En todo momento mis acciones han cumplido las directrices de Hacienda y Aduanas y están basadas en el consejo de una acreditada firma contable", dijo en su carta de dimisión. "El primer ministro ha aceptado la dimisión de Kitty Ussher. Sarah McCarthy-Fry ha sido nombrada como sustituta. El sucesor de Ms McCarthy-Fry será anunciado a su debido tiempo", dijo la oficina de Brown en un comunicado.