El plan de regulación financiera del gobierno de Estados Unidos ampliaría la autoridad de la Comisión de Bolsa y Valores -SEC- de ese país para incluir la fiscalización de asesores de fondos de cobertura, firmas de capital privado y capitalistas de riesgo.  Sería una nueva responsabilidad para una agencia que ha tenido dificultades para cumplir con las que ya tiene en la actualidad y que ha sido criticada por falta de conocimientos sobre el mercado.  La SEC fue públicamente amonestada por el Congreso por no percatarse de las señales que podrían haber conducido al fraude de inversión de 65.000 millones de dólares perpetrado por el financista Bernard Madoff. Varios años de recortes presupuestarios han dejado a la SEC con escasez de personal, mientras las industrias que debe supervisar han experimentado un crecimiento. El expansivo plan del gobierno proyecta nuevas responsabilidades para muchas agencias gubernamentales, pero lo que no está claro es si la actual estructura podrá absorberlas.