La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) ha inyectado 10.500 millones de dólares al sistema monetario del país a través de su banco regional de Nueva York, encargado de realizar este tipo de operaciones. La deuda adquirida está respaldada por títulos del tesoro (918 millones) y de agencia (8.335 millones) y por créditos hipotecarios (1.247 millones de dólares). La compra de instrumentos financieros es la principal herramienta con la que cuenta la Reserva Federal para inyectar liquidez en el sistema y contribuir así a mantener los tipos de interés interbancarios cerca de su objetivo, que ahora se sitúa en el 4,75%.