La rentabilidad de las obligaciones españolas a diez años se mantiene en el 4,21 por ciento en la apertura del mercado, mientras que su precio baja tres centésimas y se sitúa en el 99,04 por ciento. En cuanto a los principales bonos internacionales de referencia, el alemán baja una centésimas, hasta el 3,01 por ciento.