La rentabilidad de las obligaciones españolas a diez años ha perdido una centésima, hasta situarse en el 4,48% en la apertura del mercado secundario de deuda pública. Por su parte, el bono alemán ha retrocedido hasta el 4,36% y el estadounidense se ha colocado en el 4,77%.